Lautaro Corvalán

Lauti era un niño con falta de interés por el estudio, distraído  y esto viene de su salita de 4.
Jugaba todo el tiempo y no rendía en el colegio.
Desde su ingreso a La Casona, aplicamos las sugerencias dadas en lo que respecta al trato con Lautaro, fueron sugerencia de mantener posturas con respecto a sus actitudes.
Lautaro reaccionó al poco tiempo, sus posturas fueron cambiando significativamente.
¡Ahora habla todo el tiempo de La Casona!, no le gusta llegar tarde, tomo a su cargo el tema de la preparación de su mochila, le causa preocupación cada vez que no puede cumplir, algo que hasta hace un tiempo era imposible de pensar.
Comenzó a sacarse muy buenas notas y disfruta mucho el tema de comunicárnosla a la familia, espera el momento que todos estamos reunidos y nos comienza a hacer tipo adivinanza… “a que no saben lo que me saqué…”
En lo personal nos gusta mucho La Casona porque poseen objetivos claros respaldados por los principios de Dios…
En La Casona se busca ayudar a toda la familia en si, con lo que se afecta a cada uno de sus integrantes.
Nos resulto una solución muy acertada y cómoda, nos da confianza y tranquilidad… algo que en otros lugares no habíamos encontrado.
También nos gusta el ambiente que se respira dentro de la Institución
ALEJANDRA Y GUSTAVO CORVALAN

La escuela no me gustaba mucho… tampoco hacer las tareas…
Cuando me daban algo difícil me gustaba menos…
Cuando entré a La Casona no quería entrar… pero después enseguida me gusto…
Me gusta mucho la Seño Laura y en especial como explica…cuando nos hace reír con chistes…
La quiero mucho…. es una grosa…
Me pone contento sacarme lindas notas…
LAUTARO CORVALAN