SIMON KAPLINSKY

A mi no me gustaba ir al colegio, no quería trabajar, ni hacer las tareas.
La Morá (señorita en hebreo) siempre me retaba porque no trabajaba.
Estaba muy aburrido y no me gustaba estar con la psicopedagoga.
Cuando empecé en La Casona me gustó estudiar, me gustaba estudiar en La Casona y estudie cada día mas y mas y mas.
Y también me encantó el campamento que hicimos en La Casona esla primer vez que fui a uno y el año que viene quiero ir de nuevo.

MAMA DE SIMON MARIEL TURUS
Con Simón tenía mucha amargura porque no podía verlo avanzar en el Colegio.
Las autoridades me dijeron que debía pedir ayuda psicopedagógica y que además la profesional lo acompañara al colegio todos los días en el horario de clases.
Logre hablar con una persona que me la recomendaron y que actuó como coordinador del trabajo para realizar con Simón durante todo el año. una psicopedagoga lo acompañaria lunes y miercoles, otra los martes y jueves y la coordinadora los viernes para controlar el desenvolvimiento.
Todos los dias eran discucion tras discución, la relación con el se deterioraba cada vez mas.
Los problemas continuaron y mi desesperación llego a más dado que todos los dias me llamaban del colegio para decirme como se había portado Simón o para decirme que era imposible que trabajara en clases.
Me recomedaron a La Casona y fui.- El cambio fue casi inmediato, no había pasado casi una semana cuando se comenzaron a notar grandes progresos en Simón.
Yo no le había comentado a ninguna de las profesionales pero una de ellas me preguntó si Simón concurría a algún lado y les comenté.
Simón cambio totalmente su pensamiento sobre el estudio, mejoró muchísimo la letra, estaba muy contento e incluso muchas veces quería trabajar en mi casa, comenzó a leer!.
Muchas veces la psicopedagoga me comentó que quería que lo dejara solo, que el quería hacer las cosas solo!!
Lo que mas satisfacción me produjo fue un día que trabajando en casa me dijo “Soy Feliz” y eso jamás me lo había dicho y me sorprendió muchísimo.
Con el correr de los días los docentes de grado comenzó a darse cuenta del cambio y le empezaron a poner muchas caritas felices, 5 estrellitas y asi…
Estamos con mi esposo con sus abuelos muy agradecidos con La Casona, incluso también por el trabajo que realizaron con mi hija Luz Marina, es un trabajo excelente el que realizan, muy serio y cada vez que puedo los recomiendo.